0 Shares 136 Views

El sabor insular

Octubre 3, 2019
136 Views

El mes de agosto tiene un sabor propio, eso es algo que los barranquilleros tienen claro. Durante más de una década, este mes y esta ciudad, se han convertido en el tiempo y el espacio propicio para que una amalgama de gustos y experiencias se conviertan en una unidad. Esa ha sido la repercusión que ha tenido ‘Sabor Barranquilla’ después de doce ediciones, tras las cuáles se ha convertido en uno de los eventos insignes de la ciudad, y de toda la región; además de un huésped de honor del amplio recinto ferial Puerta de Oro, que se levanta majestuoso frente a la ribera del Magdalena.

Por John William Archbold

Algo interesante en el espíritu de este evento es que, en lugar de procurar la atención de anunciantes y chefs internacionales, se ha proyectado como una oportunidad de promover la producción y talento regional; ha comprendido que exaltar una gastronomía es también un modo de celebrar el modo de vida de los pueblos que la han construido, de la cultura que la soporta, del medio natural que la provee. La cocina se ha convertido en un poderoso medio para posicionar una nación, México y Perú son ejemplo de ello en el plano Latinoamericano. En el caso del Caribe colombiano, la cocina, sus ingredientes, y especialmente las influencias que en ella confluyen, han mostrado su potencial como un medio de reconocimiento y reflexión.

Teniendo en cuenta esto, resulta tremendamente coherente que, en su edición 2019, Sabor Barranquilla se haya preocupado por resaltar a dos protagonistas: La mujer como figura central. La cocina, ese recinto al se mantuvieron reducidas, y que durante siglos fue el contenedor de su silencio, hoy se muestra como un espacio de construcción, de enriquecimiento y especialmente de empoderamiento. Para complementarlo, la feria recibió la cocina del archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina, como invitada de honor.  Una conjunción que no parece casual, porque, aunque ambos homenajes se dirijan a dos situaciones y posiciones completamente distintas, su celebración aguarda una perspectiva tan complicada como necesaria: la plena integración.

Una historia servida

“La potencia femenina” fue el título que llevó la jornada académica inaugural, un evento que trató de explorar algunos ejercicios de empoderamiento que las mujeres han realizado a través de la cocina en diferentes lugares del Caribe. Aunque muchas de ellas narraban experiencias interesantes y en cierta medida significativas, había un rasgo común en ellas: casi todas eran el resultado del liderazgo de unas mujeres sobre otras que nada tenían que ver con ellas, exceptuando su condición de mujeres. Ninguna correspondía a una iniciativa comunitaria, autóctona, en la que una comunidad propendiera por su propio progreso como expresión de autonomía. Eso dejaba una inevitable sensación de que cada una era un sofisma que no quedaba presente en el modo de vida y la visión de quienes participaban. Las intervenciones del público, llenas de cuestionamientos, y cierta desconfianza, reafirmaban esa sensación.

Al final de la jornada, fue llamada al escenario Cleotilde Henry, presidenta de la Asociación de Posadas Nativas de la isla. Estaba ataviada con un traje de color verde brillante, y en sus ademanes y su mirada demostraban una impaciencia por hablar. Después de realizar un breve contexto sobre las bases antropológicas de la cultura isleña, compartió la experiencia de empoderamiento que las mujeres han tenido a través de la creación de las posadas, y como ellas brindaron la oportunidad de utilizar la gastronomía para ese fin. Las ‘fair-tables’ se han convertido en una herramienta para la protección y difusión de la gastronomía isleña, como un símbolo de la cultura, la memoria y la convivencia con el medio natural, piedras angulares de la tradición raizal.

tasty quilla-3
quilla tasty 4-24
quilla tastyy-5

La diferencia fue abismal. En lugar de las preguntas capciosas, el público empezó a manifestar una auténtica curiosidad por el origen y naturaleza de las tradiciones culinarias de las islas, por los ingredientes que integran los platos y sus aplicaciones, incluso hubo preguntas específicas que pretendían adentrarse en las preparaciones. Esas intervenciones, dejaban claro que, a pesar de compartir una historia y cultura común como colombianos y caribeños, los continentales siguen viendo la isla y su cultura como un ente extraño, que apenas han divisado de lejos. Por eso fue admirable la pericia de Miss Cleotilde al responder, ya que con cada palabra lograba acortar esa brecha, y convirtió ese desconocimiento que, bien podía parecer un obstáculo, en una valiosa oportunidad, en un verdadero acercamiento.

Al terminar la jornada, los asistentes se encontraron en la salida a dos mujeres ataviadas con los trajes típicos de la isla, tras una mesa llena de toda clase de platillos, bebidas y postres. Si había quedado alguna duda de lo que era una ‘fair table’, y de sus alcances, sería despejada de inmediato. La gente empezó a agolparse masivamente en torno a la mesa, pero no lo hicieron con la gula que normalmente motiva a quienes buscan probar las muestras de estos eventos, era un intento de acercarse a aquel hermano, tan lejano y desconocido, que no deja de ser tal. En sus reacciones fue evidente la emoción de saber que esas ‘fish balls’, las sensacionales empanadas de cangrejo o las miles de posibilidades del ‘bread fruit’, aunque les resultaran desconocidas, en efecto también eran suyas.

Como dijo Miss Cleotilde, la cocina isleña cuenta una historia, sus ingredientes y las combinaciones que de ella emanan son un testimonio de las condiciones naturales de la isla a la que tuvieron que adaptarse los pobladores, y si bien, el paso del tiempo y los vientos de modernidad que llegaron posteriormente trajeron consigo otras alternativas, los mariscos, los tubérculos y el coco, esas dádivas que aprendieron a arrancar de la profundidad del mar, de la tierra y del mismísimo cielo, siguen siendo los protagonistas de cada mesa, y la esencia oculta en el interior de todo fogón.

Nuevas visiones

barraquilla taste-5
barraquilla taste-12

En la noche, la organización de Sabor Barranquilla organizó un cóctel para inaugurar la celebración de la feria, a la que asistieron desde el gobernador del Atlántico y la primera dama del distrito, hasta algunas candidatas que participarán en la próxima edición del Concurso Nacional de Belleza. Con su figura espigada y elegancia habitual apareció Kimberly Hooker Naranjo, actual reina del archipiélago. Aunque en ella son visibles los rasgos típicos y la presencia de las mujeres de la isla, sus raíces continentales la delatan. De hecho, la hermosa joven que desde su designación se ha preparado sin descanso para representar al Departamento, nació en Barranquilla. Esto la convierte no sólo en la representante de los isleños, sino también de todos esos raizales que han hecho vida en la diáspora, así como de sus descendientes, los cuales llevan en sus apellidos, en sus rostros y su piel una parte de esa historia y la cultura común de las islas.

Esa idea se reafirmó en la noche, con la presentación de Groove 82 y Caribbean New Style, dos grupos nativos que tuvieron la misión de amenizar la noche inaugural. La incursión de los mismos en el escenario resultó bastante sorpresiva, ya que su puesta en escena distó mucho de los ritmos típicos. Las cadencias de su melodía, e incluso los movimientos que hacen parte de su puesta en escena, coinciden más con la estética del Reggaetón.  En ese momento fue imposible no reflexionar en el modo en que la influencia de la globalización es ineludible, y que esta ha sido capaz de permear cualquier manifestación cultural, en cualquier lugar del mundo. Pero en medio de esa reflexión, y en medio del peso del flow, aparece un sonido metálico, una escala que sobresale en medio de la pista, y que recuerdan esas notas que siempre están presentes en el tradicional Calypso antillano. Es imposible no sonreír al notar que, a pesar de la fuerza de las nuevas influencias, la tradición ha sabido persistir, encontrando el modo de manifestarse, de decir que su espíritu sigue allí.

You may be interested

Parrillada de los 7 colores y volcán de chocolate
Gastronomía
35 views
Gastronomía
35 views

Parrillada de los 7 colores y volcán de chocolate

Revista Welcome Caribe - Febrero 25, 2020

Una selecta combinación de frutos de las profundidades de nuestros mares, acompañada con un criollo puré de plátano maduro y aderezada con especias del Mediterráneo tipo escabeche.…

Las delicias de la Zona G
Gastronomía
40 views
Gastronomía
40 views

Las delicias de la Zona G

Revista Welcome Caribe - Febrero 25, 2020

¡Gastronomía fantástica en San Andrés! Este archipiélago no solo es atractivo por sus deslumbrantes paisajes y su famoso mar de siete colores. También lo es por su…

Most from this category

El encanto de Risaralda
Turismo
39 views
39 views

El encanto de Risaralda

Revista Welcome Caribe - Febrero 25, 2020
Garantía de calidad
Actualidad
31 views
31 views

Garantía de calidad

Revista Welcome Caribe - Febrero 25, 2020
Los secretos del Rosario 
Caribe
25 views
25 views

Los secretos del Rosario 

Revista Welcome Caribe - Febrero 25, 2020
Bucear en la región Seaflower
Seaflower
29 views
29 views

Bucear en la región Seaflower

Revista Welcome Caribe - Febrero 25, 2020